La contradictoria política Ambiental del GDF

Recientemente los habitantes de la capital del país recibieron una noticia que llegó del otro lado del mundo. La Ciudad de México fue elegida como la mejor urbe por su liderazgo global en las políticas que ha adoptado para mejorar la calidad del aire.

El reconocimiento le fue otorgado en los City Climate Leadership Awards por un grupo de exalcaldes, arquitectos, representantes del Banco Mundial y organizaciones sociales quienes destacaron a la capital de México por su “desarrollo sustentable”.
El Distrito Federal fue una de las 10 ciudades del planeta reconocidas por la organización C40 y la empresa alemana Siemens, quienes otorgaron los premios en Londres, Inglaterra, a donde acudió la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller.
“El premio es un reconocimiento a las políticas de calidad del aire, pero también a sus habitantes. Se redoblarán los esfuerzos para mejorar aún más las condiciones ambientales”, dijo la secretaria en su cuenta de Twitter. Momentos después destacó que la política de calidad del aire es una de las prioridades en la administración local.

Sin embargo, la realidad que viven los habitantes de la capital parece muy distante a los premios internacionales. Este mismo 2013 la Ciudad de México ha rebasado los niveles de contaminación recomendados en para la salud de la población por lo que en varios días las autoridades implementaron la medida de “precontingencia ambiental” con el objetivo de reducir los niveles de contaminación atmosférica. Incluso en mayo de este mismo año las autoridades locales implementaron un inusual “Doble Hoy No Circula” luego de que durante tres días consecutivos la ciudad mantuviera altos niveles de contaminación. Las autoridades locales informaron el 12 de mayo que evaluarían el formato del programa Hoy No Circula que regula el tránsito de más de 5 millones de vehículos particulares.

Al menos siete personas mueren diariamente de forma prematura por contaminación en la zona metropolitana por enfermedades asociadas a la contaminación atmosférica, según la campaña Hazla de Tos por el Aire Limpio.
A esto se suma las iniciativas del gobierno del Distrito Federal por incentivar el uso de los segundos pisos y autopistas urbanas que se han iniciado desde hace tres administraciones locales y que no han resuelto el problema de la movilidad en la capital. Al contrario, han aumentado el número de vehículos que transitan y disminuyeron la velocidad promedio en los recorridos.

El Plan Verde

El Gobierno del Distrito Federal en su actual administración ha impulsado el llamado Plan Verde con la idea de “frenar y algún día revertir la crisis ambiental que estamos viviendo” a través de una “estrategia donde principalmente se pretende que todos los sectores sociales se involucren y que el planteamiento de una ciudad más limpia se convierta en una actividad sustentable”.
Pretende mejorar la interacción de los capitalinos con su medio ambiente propiciando el cuidado y el uso racional de los recursos naturales, y así mismo se busca que se modifiquen hábitos entre la población. El Plan Verde es, afirma el texto, un mecanismo de comunicación para que los ciudadanos, de manera ágil y sencilla, puedan conocer la valoración que hace su gobierno de los temas de relevancia ambiental mediante los ejes temáticos: suelo de conservación, habitabilidad y espacio público, agua, movilidad, aire, residuos sólidos, y cambio climático y energía.

La AUO que se planea ser construida en las delegaciones de Xochimilco e Iztapalapa fomentará el uso del vehículo y por lo tanto el aumento en los niveles de contaminación atmosférica por lo cual parece contradictorio recibir un premio por el impulso de políticas públicas que mejoran la calidad del aire.
Además, su paso contempla destruir zonas protegidas de los humedales de Xochimilco incumpliendo así el eje cuatro del Plan Verde que plantea respetar los suelos de conservación “proteger, recuperar, conservar y restaurar algunas hectáreas, plantas, cosechas, cuencas y todas las áreas naturales protegidas para que estas mismas puedan tener un desarrollo ecológico completo y se puedan correctamente más adelante, pero siempre llevando un proceso saludable hacia las mismas áreas protegidas y así detener la sobreexplotación y contaminación de sus fuentes locales de abastecimiento”
El punto cinco del plan dice: “Habitabilidad y Espacio Público, esta estrategia tiene como objetivo recuperar más áreas verdes tanto ecológicas, limpias, y estéticas, como recreativas, de manera que se rescaten, se mejoren y se creen nuevos espacios públicos para que podamos disfrutar de una ciudad más viable en donde realmente se pueda habitar”.

En la zona de Iztapalapa la AUO, que será de cuota, provocará que miles de metros de desaparezcan en los dos parques Patolli, el estadio de futbol americano Jacinto Licea, el área de frontones, las áreas verdes, zonas de adiestramiento canino, de convivencia social y más.

No deja de sorprender entonces que la propia Secretaría de Medio Ambiente y la de Obras amparen la construcción de la Autopista Urbana Oriente que se contrapone al Plan Verde impulsado por las propias autoridades de la Ciudad de México ¿Acaso el plan verde es selectivo y no aplica a zonas como Xochimilco, Iztapalapa y Tláhuac?

Ojalá que los reconocimientos de orden internacional que ha recibido el GDF respondieran a políticas profundas y a largo plazo para salvaguardar el entorno natural y fomentar la buena calidad de vida de los capitalinos, sin embargo, la superficialidad de las acciones y poca procuración del medio ambiente en zonas clave como Xochimilco es alarmante e incongruente con los reconocimientos recibidos.

cuemancoprint

Zona en riesgo de desaparecer por autopista

Advertisements